El envejecimiento de Hollywood: ¿Cómo conseguir la eterna juventud? - Trigital

El envejecimiento de Hollywood: ¿Cómo conseguir la eterna juventud?

Hollywood siempre ha estado obsesionado con la edad. Ahora, con el aumento de las técnicas para el rejuvenecimiento digital y los continuos avances tecnológicos que se producen en esa área, pueden finalmente cumplir con su objetivo de mantenerse eternamente jóvenes, al menos en lo que al cine se refiere.

 

En otros artículos ya se ha hablado sobre el uso de las técnicas de rejuvenecimiento con fines de entretenimiento y el arte que hay detrás de ellas. Cuando los humanos digitales o el “desenvejecimiento” se ejecutan bien, estos personajes pueden mejorar la narrativa de una película o un programa de televisión, gracias al trabajo de artistas altamente cualificados.

 

Sin embargo, esto genera preocupaciones en torno a las implicaciones del proceso. La eliminación del envejecimiento a menudo puede resultar molesta para el espectador y distraer su atención de la historia en sí, especialmente si se utiliza a título póstumo o si la obra no logra el efecto deseado.

 

El amanecer de la cabeza renderizada del “Rejuvenecido”

 

Pongamos la película “El Irlandés” como ejemplo. En la última obra de Scorsese, Robert DeNiro, Al Pacino y Joe Pesci han vuelto a su juventud, a pesar de tener 70 años. No se puede negar que el trabajo técnico y artístico que se ha invertido en la película es increíble, sobre todo si se tiene en cuenta la ausencia de cámaras en la cabeza o de equipos de captura de movimiento utilizados durante la grabación.

 

En cambio, ILM, las mentes creativas detrás de la película, establecieron una nueva tecnología que aseguraría que se mantuviera la integridad de las actuaciones de los actores. Para ello, el equipo compiló un nuevo equipo de cámaras, que consistía en una cámara principal rodeada por dos cámaras de infrarrojos, testigos que capturaban la información volumétrica normalmente recogida por puntos en las caras de los actores. Las capturas infrarrojas eliminaban las sombras de una toma y ofrecían diferentes puntos de vista de las actuaciones, lo que permitía al equipo crear traducciones en 3D más precisas.

 

A esto se añadió el uso de FLUX, un componente de luz facial que analizaba las actuaciones capturadas en el set. Como humanos, los músculos de nuestras caras siempre se mueven y se contraen, cambiando la forma en que la sangre fluye, es lo que nos da vida. Era vital para el equipo capturar esto, para evitar que los personajes se conviertan en vasos vacíos. FLUX es capaz de capturar estos detalles, cosa que no hubiera sido posible de haberse hecho a mano. Es capaz de evaluar cómo la luz incide en diferentes partes de la cara, las sombras que crea y los sutiles matices que nos hacen humanos.

 

Aunque este proceso es, por supuesto, impresionante y allana el camino para perfeccionar el proceso de rejuvenecimiento para la industria, todavía mantiene algún inconveniente o aspecto a pulir. El más impactante es la edad de los actores. Aunque sus rostros se han hecho como si estuvieran en sus 20/40 y así sucesivamente, con la ausencia de dobles corporales, sus movimientos todavía reflejan los de una persona de 70 años. No importa lo bien que hayas envejecido, el hecho es que tu cuerpo y la forma en que se mueve cambia, difiriendo enormemente de tu yo más joven.

 

Aunque quizás sea un aspecto fácil de pasar por alto, hay momentos en la película en los que es particularmente impactante, siendo el más evidente una escena que muestra a un Frank Sheeran (DeNiro) más joven golpeando a un dependiente de una tienda de comestibles. Mientras que DeNiro parece joven en aspecto, se sigue moviendo como un hombre de 70 años. Esto hace que lo que debería ser una escena impactante sea casi cómica debido al fuerte contraste entre su cara y su cuerpo. La escena parece fuera de lugar y, en consecuencia, provoca una ruptura entre el espectador y la narración, rompiendo el Santo Grial del envejecimiento: el extraño valle.

 

Magic City Films está dando ahora un paso más. 

 

En su próximo estreno, Finding Jack, han “contratado” a James Dean en el papel de Rogan, 65 años después de su muerte en 1955.

 

Tal y como están las cosas, Rogan tiene un arco de caracteres tan complejo que, según ellos, no pudieron encontrar a nadie más que pudiera asumir el papel. Parece difícil de creer que crear una persona totalmente digital sea más fácil, y más barato, que encontrar un actor vivo para interpretar el papel. En ese sentido, casi parece más un truco publicitario o de marketing para ganar interés detrás de la película.

 

El futuro es ahora

 

Aparte de las cuestiones morales y éticas, el hecho es que hay un apetito en Hollywood por el envejecimiento, y está en la industria de VFX saciar esta nueva tendencia. La intención y la aplicación cuestionable del antienvejecimiento en las películas no socava el arte necesario para convertirlo en una opción viable. En todo caso, los desarrollos en el envejecimiento son un increíble premio a los esfuerzos de investigación y desarrollo de los principales estudios de VFX, y el trabajo y la habilidad de los artistas de VFX que habitan en estos (Tanto grandes como pequeños).

 

Texto original en inglés: https://www.foundry.com/insights/research/deepfakes-de-aging

trigital
No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website